Proteccion de datos Zaragoza

0

La importancia de la proteccion de datos de nuestros sistemas digitales tales como ordenadores, portátiles, móviles, tablets… es tan importante como beber agua. Parece un poco exagerado, pero nuestras vidas privadas están a disposición de la tecnología, incluso nuestros datos bancarios y, por qué no decirlo, hasta nuestros negocios están tan vinculados con la tecnología que no sabríamos hacer nada sin ella hoy en día.

La protección de datos es un hecho del siglo XXI. Son numerosos los casos que se dan diariamente sobre el intrusismo en la red que existe de mano de personas especializadas en entrar en cualquier sistema operativo que esté en internet. Para ellos sólo hace falta eso, estar en la red.

Debido al derecho fundamental de la protección de datos es importante y se ha creado incluso un nuevo derecho, cuyo fin es el de decidir cada persona natural en su estado jurídico quién tiene mis datos y que uso hace los mismos. Por lo que las empresas deben hacer lo mismo con sus datos confidenciales con una serie de medidas técnico-organizativas y jurídico-legales.

Las medidas técnicas sirven para garantizar la seguridad de los datos y su buen uso. Hay que tener en cuenta los procedimientos que existen para sistemas de tratamiento de los datos que eviten un posible mal uso de los mismos, así como la pérdida o alteración de la información en una empresa, lo que puede suponer el fin de muchas ellas, como ya hemos visto en casos de actulidad.

En cuanto a las medidas jurídicas, tendremos que darnos de alta como profesionales o empresas en el registro general de la Agencia Española de Protección de Datos para dar constancia de nuestras acciones y usos de los datos con los que trabajamos y tener una constancia de ello, además de la confidencialidad.

En definitiva, debemos implementar una serie de medidas técnicas y legales que garanticen el derecho fundamental a la protección de datos dentro de la empresa. Además de redactar un impreso para cada uno de los empleados que trabaja para nosotros, para dar constancia y hacer jurar que los datos con los que se trabaja en la organización son confidenciales y no pueden salir de la empresa ni ser alterados sin previa autorización.

Cuando tratamos con datos de nuestra propia empresa y clientes externos, debemos tener en cuenta qué datos cogemos y las comunicaciones y cesiones que hacemos con los mismos, formalizándolo contractualmente, como decíamos, la forma de acceso a estos datos y el uso que les damos en una asesoría.

Share This Post
Categorías: